miércoles, 21 de septiembre de 2016

Una idea perversa

Hola gente ¿me echabais de menos? Parece mentira pero no me habia dado cuenta que el Bloguerin tiene efecto depot (que te lo tomas o pones hoy y dura durante semanas o meses...). Bueno, en el fondo no se si es dicho efecto terapéutico o que no me apetece dar vueltas y vueltas sobre el mismo tema ¡vivimos en un permanente día de la marmota!
Entre alarmas por el colorante del Dalsy, si fuese tóxico os aseguro que no hubiese acabado la residencia...chutazos varios y de mucha dosis durante guardias interminables con bonitas cefaleas retrooculares o dismenorreas, la falta de gobierno en esta nuestra piel de toro o los espectáculos teatreros de los denominados por Carlos Herrera como "El comando de las tietes" voy servida.
Pero esto no quita para que recupere mi responsabilidad bloguera y, mientras me desplazo a Barcelona a horas con las calles por poner, haya decidido saludar y comentar alguna cosita.
Hace tiempo que vivimos precariedad laboral a nivel sanitario y es un tema que preocupa y ello se refleja en comentarios y documentos o encuestas que veo por Twitter. Yo no se mucho de legislación laboral pero tengo la sensación de que las administraciones inventan normativas en función de los intereses que tienen y les quiero hacer una propuesta en plan locura.
Se han sacado de la manga mierdacontratos de 2-3 meses para cubrir ausencias o necesidades asistenciales que, en muchos casos, se prolongan durante meses (es decir, se debe cubrir dicho lugar de trabajo de forma continuada) y generan intermitencias contractuales, una discontinuidad en los profesionales que se ocupan de un cupo de pacientes y una  normal y entendible insatisfacción  por parte de dichos usuarios/clientes/pacientes. 
Vemos pasar compañeros a los que damos la bienvenida a la vez que preparamos palabras para una despedida cercana en el tiempo. Vemos gente que no se implica lo que debería o querría por que "para lo que me queda en el convento...". Y luego los jefes nos presentan, asustados y buscando soluciones urgentes, resultados de calidad, gasto y objetivos que caen en picado cual Wall Street en el año 29...y ¿se sorprenden señores directivos? yo no.
En unos meses acaban cientos de residentes en España, entre ellos extranjeros extracomunitarios. Una parte significativa están dispuestos a quedarse entre nosotros tras haber superado una formación seria y regulada pero parece que la administración no sabe (modo ironía) que estos trabajadores precisan contratos de mas de un año de duración para tener permiso de trabajo y por ende de residencia...y ya la tenemos montada. No hay contratos con continuidad aunque si continuidad en la necesidad de contratarlos...te contrato 3 meses en un centro, luego 3 en otro cercano, 3 mas en el primero y volvemos a empezar. Al final tenemos gente que lleva algo mas de un año trabajando sin descanso pero sin estabilidad contractual y con hartazgo.
Y aquí dejo yo mi propuesta con copyright para los de recursos humanos y eso: ¿no se pueden crear contratos anuales de ámbito o gerencia y después realizar la distribución en los diferentes equipos según necesidades asistenciales y siguiendo las bolsas de trabajo?. Un  contrato de mayor duración donde la discontinuidad sea solo del lugar asistencial (esto es complicado de cambiar) pero que permita que exista una seguridad laboral y una estabilidad en las coberturas, cosa que a los gestores les interesa. Los trabajadores necesitan respeto y seguridad. La sanidad pública precisa profesionales bien formados y con capacidad y todo esto lo podemos tener si somos capaces de hacer cosas 
nuevas.
Todo esto emana de mi mente perversa por la situación actual en la gerencia territorial donde trabajo...desesperación total para encontrar profesionales, los que están se largan hartos y asqueados y ya han citado a los R4 para ofrecer trabajo al finalizar su formación en mayo y yo, como jefa de estudios, advierto a los responsables de que si las cosas no cambian los chicos se van a ir aunque no quieran. Es es momento de cambiar la manera de hacer las cosas.

viernes, 5 de agosto de 2016

XARA

Hoy ha sido otro de esos días que yo denomino de "remember when". Ha sido otro de esos en los que te das cuenta de lo que has vivido y de lo que quieres seguir viviendo.
Ahora hay otra gente en mi vida diaria pero estos compañeros de antaño, los que ha venido y los que han estado en espíritu son parte de mi vida pasada y por eso son importante.
A alguno le va a sorprender que tenga este blog y que les exprese mis sentimientos con una dosis de Bloguerin del bueno pero es que la Dra Caballero no es tan dura como la pintan y tiene su corazoncito (aunque a veces crean que está demasiado escondido..).
Os puedo asegurar que he llegado a casa con la cabeza com un bombo y, a falta de un buen vino y una mejor charla, he pillado el teclado para haceros "cinc cèntims" de la jornada.
Parece mentira lo bien que nos ha tratado el tiempo,estamos estupendos...será por que ahora ya no dormimos en literas en una habitación de cuatro donde descansabas en medio de los despertares, entradas y salidas de los compañeros. O será por que cada uno a su modo ha ido progresando en su vida  en sus responsabilidades asumiendo que era lo que tenia que ser, lo acepta y lo disfruta...o espero que así sea.
La comisión de fiestas nos ha dado una lección de organización y eficiencia, como una de ellas ha dicho "a los chinos vas con dos euros y te aplauden con las orejas" y hay que ver lo mucho que puedes hacer con poco si tienes ganas y lo haces en colaboración...algún gestor podría aprender de esto (¿que seria de mi blog sin una pequeña queja al sistema?)
Hemos tenido nuestros momentos de risa y anécdotas, a falta de mili las guardias dan para mucho, entre ellas hemos recordado que 3 de nosotros vivimos juntos una jornada histórica como fue el 11 S...imágenes en nuestra mente que no se van a borrar fácilmente. Pero también recordamos que una chaqueta acabó en el canal, o que alguien llevó un reclamo para cazar patos a una cena de navidad, o que la primera impresión a veces es equivocada...espero.
Hemos brindado por un ausente que se ganó estar presente en nuestro corazón, desgraciadamente el tiempo suele ayudar (maldita ayuda) a la pérdida de alguno de los miembros de los grupos en los que vives...ley de vida dicen.
Hemos hecho fotos, esto de los móviles tiene sus cosas buenas y sus cosas mejores. Ahora los que no han venido nos han visto el tipazo y las pieles aterciopeladas de nuestras caras juveniles y la batería de mi terminal y los datos están casi agotados por tanta descarga ja,ja.
Y yo me he reído y he disfrutado por que la vida hay que vivirla, recordarla y sacar de ella lo mejor.
No importa si nos levantamos bien "de matí mañana", ya tendremos tiempo de descansar otro día. 
Recordar siempre que el orgullo del XARA nunca podrá ser superado, ni el más aguerrido vikingo podría con nosotros...o si, pero eso habría que demostrarlo.
Para el que no lo sepa el XARA es el Xiringito de Alta Resolución de Amposta (resolución, he dicho resolución) Un servicio de urgencias serio con un nombre puesto con ironía, sorna y un poco de falta de respeto por alguien ajeno pero que nosotros adoptamos con orgullo y hemos llevado en letras purpurina con la cabeza (y la copa, si no de qué) bien altas. 
Teresu, Maite, Carme Ll, Carme V, Bego, Mercè, Rouss, Rosa, Maribel, Rosabel, Boro, Manel, Ester...les gaseles i gaselos que han estat avui i l'any que be més gent encara
Au nois a xarar!!!!





miércoles, 13 de julio de 2016

¿Y tú quien eres?

Hemos sufrido durante unos meses diversos hastags en defensa de no se sabe bien qué con la parte común de "yo soy", "je suis" o "todos somos" y nada más lejos de la realidad. 
Yo no soy nadie más que yo y mis circunstancias y no es que no me solidarice con lo que estas campañas pretenden defender, es que las encuentro de lo más hipócrita del mundo y si no una pregunta ¿qué pasa cuando ya no queda socialmente adecuado el hastag o la banderita en tu foto de perfil? pues que nos olvidamos, ponemos una foto con cervecita sufridora en la playa y santas pascuas.
Los que seguís el blog desde su inicio sabéis que  el Bloguerin está haciendo efecto y cada vez me afectan menos las estupideces pero en algunos momentos hay que desbridar y sacar la porquería.
Revisando Twitter he pensado que hay muchas cosas que podrían ser susceptibles de campañas de apoyo social y a la vez me planteo el porqué de #TodosSomosMessi y no alguno como estos:

Para putada esta...es lo que tiene ser atleta y no jurgolista con avión privado. Animo

Ellos siguen haciendo su trabajo, le pese a quien le pese. Gracias

Ella tendrá que lidiar con la política de altos vuelos y los estereotipos y reportajes como este. Es una mujer ¿y?

El, igual que Javi y otros más, es parte de la sociedad. Un ejemplo con madres fuertes

Como ejemplo de que no todo está perdido en esta generación. Otros, como Paula, se esfuerzan cada día

¡Quien te ha visto y quien te ve! Ejemplo de emprendedor en la sanidad y la tecnologia, hay muchos pero a este lo "he sufrido" con gusto. Mi red está plagada de ellos y de defensores de la sanidad, si empiezo a nombrar no acabo. 

¡Frikilandia al poder! Ellos también tienen su corazoncito...

Y ella como ejemplo de sufridora por amor...y dinero. Me dan pena
#yosoyAlba

Seguimos. Cuando leo los esfuerzos que hacen algunas celebritis del papel couché comprendo mejor sus "merecidas" vacaciones. Ojo que Sara Carbonero va a trabajar un ratito "no me podría ir cinco días, ocho horas, pero un rato creo que puedo sacar", Di que si Sara, que trabajar mucho es malo para el cutis y necesitas tiempo para recuperar la figura después de tu segundo embarazo ¡Quiero ser Sara!
#yosoySara

Y como final algo serio, muy serio. Me acuerdo perfectamente de donde estaba cuando oí que habían asesinado cobardemente a Miguel Angel Blanco. La piel helada y un silencio extraño en la playa...si, frio y silencio en un lugar de bullicio y calor. Y asco siento cuando leo alguna justificación, no la tiene.

Y para cerrar, aunque yo no soy @manyez, os pongo un vídeo apropiado para el tema y el tiempo playero.
Esta entrada quiere ser una reflexión sobre la perfección buscada, la realidad encontrada y la aceptación de lo que somos...estoy que me salgo

Música

PD. sois muy listos pero por si acaso:podéis acceder al enlace que cada noticia al poneros encima del # 

viernes, 17 de junio de 2016

Crónicas de un pueblo

Hace unas semanas se presentaron los niños de P4 y P5 de la escuela del pueblo donde trabajo en la consulta para explicarme su proyecto educativo del año...
"Metgessa, aquest any som la classe dels metges".
¡La clase de los médicos! Fantástica iniciativa que querían clausurar con una pequeña visita nuestra a la clase para compartir sus trabajos y exponer lo que habían aprendido y doy fe de que lo han hecho. Hoy ha sido el día elegido y nos hemos quedado gratamente sorprendidas por las materias trabajadas, los conceptos, los materiales que han ido aportando (radiografías, maletines de juguete, cajas de medicaciones...). Nosotras les hemos "premiado" con unas bolsas con "cosas de médicos de verdad" ¡y no veas que caras de felicidad!
Me apetecía compartir este momento "La Doctora " que he disfrutado como parte de mi trabajo en la medicina rural el día después de haber visto la película francesa con título "Doctor en la campiña". A veces el destino justa estas vivencias.
Mientras me zampaba unas palomitas regadas con una bebida de cola adecuada al momento iba registrando en el móvil pequeños apuntes pensando en la entrada del blog, no era mi intención hablar de los niños del pueblo pero me lo han puesto "a huevo".
Uno de esos tuiteros influyentes @vbaosv nos aportaba su visión en la entrada de su blog El Supositorio y pedía opiniones varias sobre la película


Me hace gracia haberme visto reflejada en algunas de las situaciones que vive el médico y las complicidades que se trasmiten entre él y algunos de sus paciente. La primera visita puede parecer una exageración pero ¿quien no ha pensado en alguna ocasión que su paciente parece una cebolla mientras ve como se quita la ropa capa tras capa? ¡Te da tiempo a hacer algún informe o recetas electrónicas ja,ja!
O esa caja de fruta (como la que me acaban de dejar en la sala de espera ¡lo juro!) con la que agradecen (que no pagan) la visita realizada. Y ese recurso cucharilla cuando no tienes un depresor de madera en el maletín. O la promesa de cuidarlo en su casa hasta el final y evitar que sufra...todo real, todo vivido.
Me han gustado algunas cosas y otras las he visto exageradas...no niego que todos hemos actuado bajo la lluvia o nos hemos desplazado a lugares poco habituales pero no es lo habitual, como tampoco lo es "secuestrar" al paciente de la cama del hospital y llevarlo de vuelta a su casa en nuestro propio coche.
Lo que más me ha gustado es que refleja momentos y patologías de nuestro día a día que nada tiene que ver con las histerias y las situaciones que se ven reflejadas en las series de médicos que en otras ocasiones os he comentado (ya sabéis a que me refiero, el puticlub de Anatomía de Grey y otras mandangas americanas donde, como mínimo, tienes que tener una coagulopatia, un trastorno mental severo, un esposo que te deja abandonada antes de un trasplante y una malformación congénita que requiere una intervención intrauterina que nunca antes se ha realizado...o todo a la vez).
Eso si, algo de House se les ha pegado, y cuando la compañera detecta que hay un paciente gilipollas es capaz de decírselo a la novia para que lo deje y al él...le responde con sorna e ironía y le hace pagar 23 euros por la consulta ¡en ocasiones ese ha sido uno de mis sueños!
Hay tiempo para la reflexión en esta película. Se intenta explicar que la medicalización de la vida no es el remedio a las angustias o desilusiones que nos genera vivirla. Que la mejor medicina para salir de un bache emocional somos nosotros mismos. Que hay que dejar hablar al paciente. Que cada vez nos volvemos más débiles ante la enfermedad propia o extraña. Que nuestro trabajo puede ser duro pero también nos puede llenar plenamente (como es mi caso). 
Por unos minutos me pareció ser la protagonista de La Rosa Púrpura de Cairo y vivir la película como si fuese parte de mi realidad. De hecho el doctor tomó la forma de @RaulCalvoRico , médico rural donde los haya, y de su boca convertida en verso toledano (que yo también puedo ser cursi)  emanaban los lamentos de la hospitalitis y los hipertratamientos contra los que lucha en primera persona y con los que yo comulgo en algunas, que no todas, ocasiones.
Ellos sin bata y yo con ella bien puesta y con mi mesa frente al paciente defendemos lo mismo y seguramente compartimos esta frase del guión "la medicina rural no se enseña" y yo añado "...se vive"
A mi me ha gustado, tal vez al que no es médico o no vive la medicina más alejada del hospital le pueda parecer una película normalita (dos chicas en el cine comentaron que no es real por que no se curan los tumores...se quedaron con lo técnico y no con la parte humana de la historia). Espero que cuando la veas me digas que te ha parecido a ti.
Aqui os dejo parte de la banda sonora de mi vida...otro día os explico que yo nací para ser médico de pueblo, si soy influyente o no es lo de menos

martes, 12 de abril de 2016

¿El día de qué?

Que dicen por Twitter que hoy es el día de la Atención Primaria...¿y? ¿sirve para algo esta celebración?. En mi opinión, modesta o no, esto no sirve para nada (por no decir para una puta mierda pero me ha parecido poco fisno). 
A lo que iba que me pierdo. No tengo mucho tiempo para escribir ahora así que os voy a demostrar lo que pienso con hechos. Aquí os dejo unas entradas de otros años de mi blog donde hablo de la necesidad de potenciar la Atención Primaria, la importancia de ser la entrada del sistema de salud y bla,bla, bla....y al final os pondré una canción (en plan @manyez) donde remato la jugada.






Ya tenéis bastante para hoy. ¿Tengo o no tengo razón en pensar que vivo en un continuo déjà vu o día de la marmota?

Y lo prometido ¡a ver si @manyez me supera!

domingo, 3 de abril de 2016

Un clavo ardiendo

Soy de las convencidas, no hace falta que insistas...la vida está demasiado medicalizada pero a veces la vida necesita que la medicalicemos, eso es así les guste o no a los que basan sus decisiones en las evidencias científicas o nos guste o no a los intentamos individualizar cada tratamiento.
Lees en Twitter e intentas aprender y llega un momento en que te paras y piensas "¿ni paracetamol puedo dar ya?" Todo acaba por desmoronarse, hasta las acciones médicas más arraigadas en nuestras neuronas profesionales se desmontan "gracias" a los estudios o las nuevas experiencias. Y no digo que esto no esté bien pero no podemos ser estrictos ni rompernos las vestiduras en aras de hacer lo perfecto siempre. No podemos tratar la pena, el desamor, el miedo, la soledad o las decepciones pero a veces es necesario tratar sus consecuencias y si es con algún fármaco...bienvenido sea.
¿A qué viene esto? Pues hoy leía a uno de mis tuiteros preferidos @vbaosv preguntándose por el gasto en fármacos para la demencia y dejando en el aire la pregunta de si ese dinero (mucho dinero, añando) dedicado al tratamiento de una enfermedad que no tiene tratamiento no iría mejor dedicarlo a ayudas familiares y terapia ocupacional. Y entonces he pensado (ya me habia tomado el café matinal) ¿qué prefieren esas familias?, ¿es necesario decidir entre una cosa u otra. ¡Vaya dilema dominical!
Cuando un familiar te expone la sospecha de un deterioro cognitivo, o las alteraciones conductuales asociadas a afectación frontal o los cambios lógicos de una progresión innevitable, vienen a por una solución y esa solución la asocian casi siempre a una medicación, esto es así. Miramos, preguntamos, descartamos causas tratables, hacemos pruebas complementarias y casi siempre se deriva a otro especialista que corrobore lo que nosotros sospechamos...y solemos hacerlo por presión de las familias que buscan "algo que hacer".
En estos momentos de reajustes presupuestarios nos llegan directrices por parte de las gerencias para que retiremos fármacos que ellos están autorizando mediante consejos asesores de sabios en la materia (o eso quiero creer). Yo no puedo autorizar por que soy tonta pero puedo retirar por eso mismo. 
La solución no está en quitar lo puesto o en reducir otras terapias igualmente necesarias, la solución está en hacer las cosas bien desde un principio y ese principio nace en la autorización de fármacos o del precio de venta. Si hay tratamientos que tienen una evidencia dejémos de demonizarlos pero si no sirven saquémolos del mercado y demos un argumento poderoso a los profesionales para que traten estas enfermedades con otras alternativas y con recursos para ello. Si la población recibe el claro y oficial argumento de que no hay tratamiento que valga será mucho más fácil poner en práctica el trabajo familiar, las terapias ocupacionales, los centros de día o las ayudas domiciliarias, pero si hay un clavo, por muy ardiente que sea, al que agarrarse para no perder a ese ser querido en la inmensidad del olvido tenemos poco que hacer, y recordemos que los recursos son finitos y si los destinamos a una cosa no los podemos usar para otras.
Entiendo la postura de @vbaosv pero es dificil actuar desde la soledad de las trincheras, los cuarteles generales deben poner las cosas en su sitio y después ya pegaré yo un par de tiros

PD: escribir en domingo no es una buena idea si quieres salir en el resumen semanal de @manyez je,je

sábado, 19 de marzo de 2016

¿Qué me pasa, doctor?

Hoy hemos apagado (yo no, que soy muy incorrecta, inmoral, insensible y poco solidaria) las luces para no se que de la hora del planeta y un poco más tarde hemos encendido (yo no, que no los había  apagado) todos nuestros dispositivos electrónicos para decir en nuestras cuentas de las redes sociales (en la mía no, que no me interesan estas tonterías) lo super preocupados que estamos por nuestro planeta y lo mucho que hemos hecho (yo no....) para cuidarlo.
Cuando leía tuits de recomendación y recordatorio me decía a mi misma: "¡mi misma, esto se merece una dosis de Bloguerin!" pero me ha dado mucha pereza gastar energías pa na, pero hace unos minutos he leído que el Sr Diputado Pablo Iglesias había sido atendido de urgencias en un hospital madrileño, y hasta aquí ningún problema pero luego Su Señoría nos ha deleitado con un tuit de esos edulcorados y socialmente correctos donde se corría de gusto por la excelencia de los profesionales sanitarios que lo habían atendido y lo orgulloso que le hacia sentir esta nuestra sanidad pública.
Vamos por partes.
Yo me siento orgullosa de ser española y de todo lo que pasa aquí aunque decirlo quede mal pero sobre todo me siento orgullosa de ser parte de esos sanitarios que en días como hoy están atendiendo a aquellos que lo necesitan con los recursos que tenemos que son muchos menos de los que deberíamos tener.
No me he dignado a abrir la noticia, me trae sin cuidado si ha ido al Clínico, a la La Paz o al 12 de Octubre. Me importa bien poco si le ha atendido un residente de primer año o el jefe de la guardia. No tengo la menor duda de la profesionalidad de todos.
Lo que si me gustaría saber es ¿cuanto rato ha esperado a ser atendido? (siempre en comparación con otros pacientes con su misma dolencia) ¿Ha sido colocado su excelentísimo cuerpo en una camilla de pasillo o a sido atendido en un box individual y con cama? ¿Se le han hecho las pruebas oportunas y las que marca el protocolo o hemos generado un poquito más de gasto sanitario haciendo cosas de "recomendados y casta"? ¿Había podido comer el médico que lo ha atendido a una hora decente o llevaba en ayuno y penitencia lo que no está escrito? Y por último ¿por qué no ha ido primero a un centro de atención primaria donde un cólico puede ser atendido y solucionado con la misma diligencia y menos gasto? No dude de que si es un cólico complicado será derivado de forma oportuna por el tonto de primaria al centro hospitalario de referencia (o sea, al que le toca).
No se si es oportuno mi vómito nocturno pero me he quedado descansada.
Espero que Pablo Iglesias se encuentre mejor, yo no le quiero ningún mal pero menos tuits empalagosos y más trabajar por una sanidad con recursos y profesionales tratados de forma digna.
He dicho